Post   Cultura Corporativa

La propiedad intelectual en la innovación abierta

Por Equipo Ceinnova  Lectura: 2min
La propiedad intelectual en la innovación abierta

La innovación abierta es un modelo que se funda en compartir conocimientos e información. Ante esto, es común la pregunta ¿puede poner en peligro la propiedad intelectual? La respuesta es muy simple: no lo hace. Y, de hecho, en Ceinnova creemos que es uno de los mitos más potentes en torno a la innovación

A diferencia de las formas de desarrollo tradicional, donde las empresas buscan controlar los talentos, conocimientos y herramientas para liderar un mercado, la innovación abierta propone interconectar las potencialidades que se encuentran tan dispersas en la economía actual. En este contexto, la propiedad intelectual, que se manifiesta en patentes o marca, otorga la condición de “activo patrimonial” a una creación, volviéndola herramienta usable para este proceso.

En un modelo que implica el uso de fuentes propias y ajenas, y el intercambio de conocimiento con diversos actores, resulta clave la definición de las reglas del juego. Por eso, no debería bastar con descansar en las leyes de cada país al respecto, sino que siempre serán recomendables los acuerdos contractuales que las partes puedan hacer. Algunos pactos básicos pueden ser:

  • Acuerdos de confidencialidad
  • Acuerdos de exclusividad
  • Política de divulgación
  • Atribución de titularidad
  • Contratos de transferencia
  • Reparto de ingresos
  • Acuerdos de término del proyecto

Todas estas interrogantes deben responderse de forma transparente en las convocatorias y contratos. 

Con esto, la propiedad intelectual -aunque a primera impresión suene a “limitación”- es el paso necesario que permite la utilización libre y responsable de las ideas y herramientas, junto con la seguridad y confianza para que los actores puedan compartirlas.

 

Dos opciones: ¿Patente propia o plataforma abierta?

El blog Openexpoeurope propone dos grandes alternativas de gestión de la propiedad intelectual en la I.A: 

1.Innovación abierta con resultado posterior bajo propiedad intelectual

Este caso se da cuando las empresas que necesitan mejoras sustantivas para sus desafíos se abren a la comunidad mediante la innovación abierta -buscando disminuir el tiempo de desarrollo y captar soluciones ya validadas-, pero generan un nuevo valor a través de una propuesta propia, que terminan por patentar para proteger la ventaja competitiva que dicha mejora les otorga.

2.Innovación abierta con resultados de plataforma abierta

Aquí los proyectos se basan en propuestas con licencias abiertas y las organizaciones deciden mantener abiertas dichas licencias, para promover el uso de las propuestas por la comunidad y el desarrollo de mejoras. Así se obtienen otras formas de obtener ingresos y, en general, se mantienen las ventajas competitivas de las organizaciones. 

Vale decir que, además de ser un aspecto base, la propiedad intelectual puede permitir sacar provecho económico a partir de los productos generados en procesos de innovación abierta, y permite que las empresas puedan salir tranquilamente al mercado a tantear sus productos, dándoles ventajas competitivas y posicionándolas en su contexto.

 

Por eso, la gestión de la propiedad intelectual, considerando las distintas fases del proceso de la innovación abierta, es clave para no comprometer su buen desarrollo y velar por las expectativas de los actores participantes. Pero, sobre todo, nos permite obtener el máximo provecho a un modelo de desarrollo compartido como este. 

¿Quieres conocer más sobre innovación abierta? Te invitamos a navegar por nuestro blog. Y si tienes dudas de cómo gestionarla en tu organización, conversa con nosotros.

 

¡Contáctate con nosotros!

Equipo Ceinnova
Sobre el Autor

Déjanos tu comentario

Post que te pueden interesar

Equipo Ceinnova  Lectura: 2min

Innovación abierta y cultura corporativa: entre monos y gorilas

El profesor Jay Rao explica que “los gorilas son fuertes, tienen una poderosa musculatura y poderosos dientes”. Son respetados, pero lentos, pesados y tradicionales, por lo que se basan en lo que conocen y apenas exploran, ya que son sedentarios. “Por su parte, los chimpancés son más ágiles que los ...


Leer Más